domingo, 17 de enero de 2010




A la sombra del ciruelo
Que siendo niña planté,
Velo el sueño de mi nieto
Que vuela en blanco corcel.

Un picaflor se hace dueño
De las flores del laurel;
Un gorrión levanta vuelo
Y mis ojos van con él.

En la camelia una abeja
Liba néctar que hará miel;
Mientras el cielo destella
Nubes en blanco ballet.

Un hilo de agua semeja
Cataratas a granel,
Y en su torrente navegan
Dos barquitos de papel.

Un libro queda esperando
Cerrado bajo el ciprés…
Las historias que han narrado
Seguirán allí después.

El niño está despertando…
Y ríe cual cascabel;
Dejo al mundo y su letargo:
Me voy a jugar con él

7 comentarios:

  1. AGUAMARINA, ME HAS SORPRENDIDO AGRADABLEMENTE CON LA BELLEZA, TERNURA Y SENCILLEZ QUE TRANSMITE ESTE POEMA. GRACIAS POR COMPARTIRLO.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  2. Muy bello!!! las imágenes son de una inocencia profunda y conmovedora. Un beso

    ResponderEliminar
  3. Que lindo poema lleva en el la ternura la rima la inspiración y nos hace vivir la historia como si estuviéramos ahí.
    Gracias por tu visita, vendré seguido a leerte.
    Marisel

    ResponderEliminar
  4. No me gusta mucho la poesía, pero este poema me encantó!!!!
    Con tu permiso me lo llevo para mi mamá, seguramente expresen lo que ella siente por mi hijo, SU NIETO!

    Pasaré seguido, te sigo!
    Cariños

    ResponderEliminar
  5. Cuánta alegría me provoca que hayan llegado hasta aquí... leerlos... tengo un pensamiento que repito cada vez que escribo algo en la red... mis letras son mías al momento de escribirlas... luego ya no lo son... son de aquéllos que se acercan a leerlas y me provocan esta alegría que siento ahora... gracias a todos... muchas gracias!!

    ResponderEliminar
  6. Precioso poema.Me encantó pasar por aquí Un saludo

    ResponderEliminar